AseSocio-fundador de:
AseTelf.: (+34) 91 700 33 60
AseContacto para clientes
(1ª consulta > envíe formulario)
AseFax:  (+34) 91 319 25 75
AseEscríbanos
AseVisite nuestro despacho
AseParking en Calle Almagro, 11.   //  Metro Alonso Martínez - L4, L5 y L10

DASTAE

abogados

©Dastae Abogados 2019 Todos los derechos reservados.

Aviso Legal

October 8, 2018

Please reload

Entradas recientes

Requisitos del Compliance en términos de defensa

December 1, 2017

1/2
Please reload

Entradas destacadas

Los Piratas de Ideas

October 8, 2018

Hay personas con una gran capacidad para generar ideas de negocio, de proyectos, y otras con gran capacidad para llevarlos a cabo en la práctica.

 

En general, las personas creativas viven en el mundo de las ideas y por eso se permiten soñar con cosas nuevas, pero debido a esa capacidad les cuesta más poner en práctica sus ideas. En cambio, las personas más ejecutivas están centradas en el “hacer cosas” en “realizar objetivos” y son los sujetos idóneos para adueñarse de las ideas de otros y ponerlas en práctica.

 

Pero, ¿a quién le pertenece el éxito?, ¿al que lo idea, o al que lo lleva a la realidad?

 

El asunto es que, apropiarse de una idea ajena no es un delito, ni una infracción, ni siquiera es algo perseguible por la Ley, pero esta actitud es considerada poco ética o inmoral si no se reconoce la autoría de la idea a su creador.

 

Siempre habrá un gandalla que quiera aprovecharse de los que más piensan y menos tienen, pues esa ha sido la constante en los robos de ideas a lo largo de los siglos, en los inventos más relevantes, en la autoría de libros, etc..

 

Como decía Anaxágoras: “Si me engañas una vez, tuya es la culpa, si me engañas dos, es mía.” En definitivas cuentas, “eres esclavo de lo que dices y amo de lo que callas”.

 

Asistimos hoy en día a un mundo en el que los valores morales han cedido el paso al éxito personal y económico, “todo vale”.

 

Sin embargo, una persona no tiene identidad si no tiene valores, la ignorancia de no saber quiénes son y la inconsciencia de no querer saberlo les lleva a huir de lo único que puede salvarlas vivir conforme a un "liderazgo basado en valores".

 

Cuando las personas se den cuenta de que este cambio no es una opción moral, sino una necesidad para garantizar su supervivencia económica, puesto que el objetivo vital de un proyecto profesional o empresarial no es sólo ganar dinero, sino crear riqueza para uno mismo y para el entorno que le rodea, generando alianzas, y convirtiendo la ética en sinónimo de rentabilidad, comprenderán que esta es la verdadera clave del éxito.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos
Please reload

Buscar por tags